La higiene genital se vuelve especialmente importante cuando el sexo se hace con más frecuencia y la vagina y el pene tienen más secreciones naturales. Pero antes de comenzar, debemos decir que lo que vamos a dar son consejos, no reglas. Es decir, no deben ser mecánicamente seguidos, ni es necesario cumplir con cada uno de ellos en cada ocasión —salvo alguna que otra regla específica, y en esos casos sí dejamos claro que son medidas higiénicas de obligatorio cumplimiento para todos y en todo momento.

Pero fuera de estos casos, lo óptimo es que cada quien elija cuáles de estos consejos lleva a la práctica cada vez, y sobre todo, que los adapte a su propia circunstancia y a sus características personales. Valga decir además que la higiene genital no se reduce al lavado de los genitales a continuación del acto sexual, sino que debiera tener su lugar en cada ocasión de aseo general, para que los genitales se mantengan limpios, saludables, vigorosos y bellos. No obstante, aquí haremos énfasis en el lavado posterior al acto sexual, porque es el tema que más nos ocupa. Habiendo aclarado esto, pasemos a los consejos.

NO HAY QUE CORRER HACIA EL BAÑO

Durante muchos siglos el sexo ha sido uno de los mayores tabúes de la humanidad, y hasta ayer mismo ni siquiera era «correcto» hablar de ello. Como consecuencia, no sólo el acto sexual suele hacerse mal, sino que además otras actividades asociadas al sexo carecen de la atención correcta. Por ejemplo, la higiene genital casi nunca es adecuada, ya sea por exceso de limpieza o por defecto.

Contrario a lo que muchas veces tácitamente nos han educado, no necesariamente hay que correr a lavarse los genitales apenas hayamos terminado de practicar sexo. Esta idea de la suciedad intrínseca de los genitales y de los licores del acto sexual, es un subproducto de la represión sexual y de la negación del sexo asociadas a algunas ideologías religiosas o pseudocientíficas que en el pasado se impusieron, con no pocas consecuencias lastrantes para la sociedad.

La verdad es que los genitales son uno de los mayores regalos que hemos recibido: son los órganos básicos del amor físico, y sus jugos son los destilados néctares del gozo y la felicidad. Esto significa que podemos tomarnos un tiempillo entre el final del acto sexual y el aseo. Hemos comprobado, por ejemplo, que un pene irritado luego de un prolongado baño en el mar o una larga caminata, se humecta y sana como por arte de magia luego de permanecer un rato haciendo el amor con la vagina. Y asimismo la vagina reseca por motivos de agua de playa, caminata, o incluso por climaterio, se oxigena y se humecta a sí misma gracias a la mezcla de sus cremas y jugos con los de su amante.

Salvo que se trate de sexo anal, no es imprescindible ir a lavarse inmediatamente después de haberlo hecho. Está muy bien que al terminar de hacer el amor por vía vaginal los amantes no separen inmediatamente sus genitales, sino que se mantengan un poco de tiempo todavía uno dentro del otro, permitiendo a cada genital absorber los jugos de lubricación del otro, mientras los amantes charlan, meditan, se adoran uno al otro, dormitan, o lo que deseen. Pero una vez terminada esta absorción mutua de néctares sexuales, lo que conviene es lavar bien los genitales —salvo que a veces lo que venga a continuación del acto sexual sea dormir, y entonces una dulce pereza obligue de buena gana a dejar la higiene genital para luego.

Higiene genital

­

TÁCTICAS DE ASEO E HIGIENE GENITAL

La piel de los genitales es especialmente sensible y delicada. En términos genitales, siempre es preferible el lavado frecuente que el lavado demasiado profundo, y además en cada ocasión es preferible realizar varios lavados leves uno a continuación del otro, que uno solo demasiado intenso. Para lavar los genitales, es mejor la abundancia de agua fluyendo directamente sobre ellos —estaría muy bien una ducha de manguera flexible que se pueda manejar con la mano—, y no el exceso de jabón o de cualquier otro detergente o cosmético. Y conviene que el tipo de jabón sea suave y neutro, para que limpie pero no irrite a tejidos tan exquisitos, sensitivos y enervados.

En el caso específico de la vulva y la vagina —esto queda a elección de la mujer, pero se lo recomendamos—, tal vez convenga lavarlas con jabón sólo una vez al día, durante el baño, y el resto de las veces asearlas sólo con abundante agua. La vagina y la vulva no deben lavarse innecesariamente o como rutina, sino sólo después de hacer el amor. Desaconsejamos por completo el uso de cualquier desodorante vaginal: además de ser una falta de delicadeza y de amor para con la vagina, puede trastornar la flora vaginal o causar irritación o picores.

Permanecen vigentes tácticas de higiene genital tan conocidas como que la mujer debe asearse «desde delante hacia atrás», para nunca cruzar fluidos del ano hacia la vagina —al revés no importa—, o mejor, debe asearse primero la vagina y luego el ano —o al menos, como algunas mujeres hacen, usar una mano para lavar el ano, y luego la otra para lavar la vagina—; y asimismo que el hombre —además de lavar pene y testículos— debe poner cierto énfasis en lavar el glande y demás, retirando el prepucio bien hacia atrás, para eliminar el exceso de residuos cuando el balano quede guardado dentro del prepucio.

Un comentario más para disolver prejuicios sobre este último tema: con una adecuada higiene genital masculina o peneana, no existe ninguna diferencia de limpieza entre un pene con su prepucio y un pene circuncidado. No es en absoluto necesario circuncidar el pene por rutina de higiene genital. Los viejos prejuicios de que un pene circuncidado es más higiénico que un pene natural, han sido desmentidos por sexólogos y científicos.

Puedes mejorar tu vida sexual leyendo nuestros ebooks:

  • ¡Oferta!

    10 ejercicios para aprender a controlar la eyaculación

    El precio original era: 22.00$.El precio actual es: 11.00$.
    • EUR: € 10.12
    • GBP: £8.68
    • MXN: $183.41
    • ARS: $9,746.00
    • CLP: $9,868.98
    • COP: $42,081.71
    • PEN: $41.00
    • UYU: $426.01
    • BOB: $75.46
    • BRL: $56.41
    • CRC: $5,564.24
    • CUP: $264.00
    • DOP: $642.29
    • GTQ: $85.48
    • HNL: $271.32
    • NIO: $402.87
    • PAB: $11.00
    • PYG: $82,573.15
    • SVC: $96.25
    • VES: $401.88
  • ¡Oferta!

    Orgasmos múltiples: Una lluvia de estrellas

    El precio original era: 15.00$.El precio actual es: 10.00$.
    • EUR: € 9.20
    • GBP: £7.89
    • MXN: $166.73
    • ARS: $8,860.00
    • CLP: $8,971.80
    • COP: $38,256.10
    • PEN: $37.27
    • UYU: $387.28
    • BOB: $68.60
    • BRL: $51.28
    • CRC: $5,058.40
    • CUP: $240.00
    • DOP: $583.90
    • GTQ: $77.71
    • HNL: $246.66
    • NIO: $366.24
    • PAB: $10.00
    • PYG: $75,066.50
    • SVC: $87.50
    • VES: $365.35